TANTA UNA MARAVILLA PARA NO PERDERSE

Tanta

Es un pequeño   pueblo pintoresco andino  en la cordillera  occidental del centro del Perú en la provincia de Yauyos-Lima 

Esta zona  fue maltratada por el terrorismo durante 20 años y olvidada por las autoridades del gobierno central. En los años 1995 el gobierno de turno  realiza una exhaustiva protección del los pobladores  erradicando el terrorismo definitiva mente  de todo este parte del territorio que durante  años habían sido oprimidos, por esta razón los habitantes son un poco desconfiados  de los extraños .En el años 1999 se promulgo la creación del la Reserva Paisajística Nor Yauyos – Cochas.

Los turistas que llegan a este pueblo  pueden pernotar ya que existen dos hospedajes ( capacidad 13 personasen total )

Entre los año de 1900 y 1904  aparecieron las primeras construcciones  de algunas casas, este lugar era donde ganaderos y viajeros descansaban y se alimentaban  con el tanta  (pan común en quechua)  de la zona esta ruta que unía la costa (Lima) con la sierra (Jauja), poblándose conforme pasaban los años. 

El 28 de Octubre de 1936 fue reconocido como comunidad campesina de San Antonio de Tanta, el el  2 de Febrero de 1952 fue elevada ala categoría de distrito de Tanta  de la provincia de Yauyos departamento de Lima. Durante la reforma  Agraria emprendida por el gobierno de General  Juan Velasco Alvarado se incorporo a la Sociedad Agrícola de Interés Social ( SAIS) “Tupac Amaru” empresa conformada por comunidades campesinas, agrupadas en Unidades de Producción  que abarca parte de las provincias de Yauyos (Dpto. Lima) Jauja, Yauli y Junín (Dpto. Junín)


  UBICACIÓN . El pueblo de tanta  Esta  ubicado entre los cerros Muqui, Ancopuquio y Casacancha    a 4,200 m.s.n.m. a orillas del río Warku, lugar donde nace el rio Cañete

dentro de la reserva paisajística a 114 kM de distancia de Lima en línea recta, por carretera 299 kilómetros (asfaltada la vía  de Lima,  Oroya, Pachacayo 118 Km. y camino afirmado Pachacayo , Cochas , Tanta 81 Km.) Para llegan con trasporte  solo se puede por la carretera que une Tanta con  la ciudad de Jauja.

TRANSPORTE

El aseso al pueblo es por camino afirmado de Pachacayo-Jauja con Tanta-Lima, fue terminada su construcción e inauración  en el año 1977,  tiene  80.5 Km.

El servicio de transporte lo realizan   un  Camioncito( de Goyo) y dos Microbus

que salen de tanta los días viernes y lunes, retornan los domingos y miércoles

  

 RESERVA PAISAJÍSTICA NOR YAUYOS-COCHAS

Está ubicada entre las provincias de Yauyos (distritos de Tanta, Miraflores, Vitis, Huancaya, Alis, Laraos, Tomas y Carania) y Jauja (distrito de Canchayllo), en las  Regiones de Lima y Junín, respectivamente. Fue creada por D.S. Nº 033-2001-AG del 3 de junio de 2001, tiene una superficie de 221,268 Ha. con un rango altitudinal : 2750 – 5730 m.s.n.m , existiendo allí una gran variedad de paisajes, nevados, manantiales y lagunas que  son los elementos que dan origen y regulan el ciclo del agua en las cuencas de los ríos Cañete y Pachacayo.

Tiene como principal objetivo conservar la parte alta del río Cañete y la cuenca del río Pachacayo, así como los diversos ecosistemas que la conforman. Sus habitantes  han aprendido a convivir armoniosamente con su entorno, y por supuesto, respetando la biodiversidad que existe en la zona.

  


TURISMO

En la zona de Tanta , Por este lado de la reserva paisajística el turismo es prácticamente nulo, a pesar de que se cuenta con un fácil acceso a través de la carretera central (Pachacayo) y tiene dos casa de hospedaje rustico de material de adobe “Shira” y “El Tanteñito”.

Siendo por esta parte mas fácil el acceso a los nevadosde PAriccacca el camino Inca y las  lagunas alto andinas.

LAGUNAS –  : En este distrito de  existen  lagunas de una considerable extensión y de una belleza andina  sin igual en  el Perú como las Lagunas: Huampi, Paucarcocha, Jachaioj, Yauricocha, Mullococha, Atarhuay, Verdecocha, Pumarauca, Escalera, Mayococha


 CAMINO INCA–  : Por este  distrito pasa una de los caminos inca  del granQHAPAQÑAN  es el camino ceremonial que viene de el templo de Pachacamac al adoratorio del Apu Mayor de Pariaccacca y a la yacta de Hatun Xauxa en la actualidad la ciudad de  Jauja. En el  tahuantisuyo  fue una vía principal  que unió la cierra central  con la costa ,  estuvo construido por lajas de piedra  con ancho de 5 m en la mayor parte , se hicieron puentes de piedra que aun perduran  muros de contención  Escalinatas y una escalera de cerca de 2000 peldaños con una longitud de 1600m , este camino se conserva en buen estado  a pesar del  el trascurso de medio siglo solo  que  a sido cubierta  por las plantas de la zona ( Hisu) y en otras por la tierra.

Anuncios

LA BELLEZA DEL PERU

AREQUIPA- PLAZA DE ARMAS

AYACUCHO

MADRE DE DIOS – PUERTO MALDONADO

MACHU PICCHU – CUZCO

SAN ISIDRO – LIMA



Por las rutas del Nor Oeste de Yauyos

Un nuevo fin de semana y un nuevo viaje que comienza. Esta vez el destino elegido fue la cuenca del Río Omas en el valle de Asia y la cuenca alta del Río Mala. Nuevamente mi papa Abel y yo a bordo de su Hyundai Galloper, salimos a recorrer los hermosos pueblos y paisajes que se encuentran por esta ruta. Esta es una ruta poco conocida por el turista común y se inicia frente al exclusivo balneario de Asia.

Salimos de Lima pasadas las 6:30 am del sábado, llenamos el tanque de combustible y continuamos nuestro camino hasta la entrada al Valle de Asia, a unos 100km al sur de Lima. Aquí continuamos por el último tramo de asfalto hasta llegar al poblado de La Capilla de Asia, donde comienza el camino de ripio.

 


Desde este punto todo el paisaje es árido y seco, ocasionalmente salpicado con el verde de algunas plantaciones. El siguiente poblado en aparecer fue Coayllo, el cual sufrió mucho con el ultimo terremoto; se puede apreciar su iglesia, que según dicen es de 1600 completamente en ruinas, una verdadera lastima. Seguimos nuestro camino y pasamos por la ciudadela inca de Uquira, compuesta por palacios, plazas ceremoniales y una necrópolis, todo en buen estado de conservación.

Mas adelante nos esperaba el poblado de Omas, con una muy bien cuidada plaza principal y su pequeña iglesia que también sufrió con el terremoto. Ahí compramos algunas galletas y algo de beber para el camino y continuamos hasta el desvío a San Pedro de Pilas a donde llegamos luego de un poco más de una hora de subida por un camino que serpentea por las laderas de los cerros.

 


El paisaje cambia completamente, dejamos atrás la aridez del valle y todo se torna de color verde por los árboles y los cultivos que hay alrededor de San Pedro de Pilas. Seguimos subiendo y el siguiente poblado en aparecer es Tamara, algo mas pequeño que Pilas y con menos movimiento; como en los poblados anteriores también no detenemos en su pequeña plaza para tomar algunas fotos y tener un registro fotográfico del viaje.

Desde aquí hasta el abra de Tres Cruces (3600 msnm), todos los cerros son verdes salpicados de amarillo debido a las margaritas silvestres, además ya se comienzan a ver las primeras cabezas de ganado de la zona. En este punto se ingresa a la cuenca alta del río Mala y se tiene una vista espectacular del nevado Llongote. Se dice que en Tres Cruces se fijo el acuerdo limítrofe entre las comunidades de Huacta, Huampara, Ayaviri y Tamara; también existen varias leyendas sobre este lugar, una de ellas cuenta sobre un tesoro escondido en la laguna Cusipungo y de una ciudad sumergida en ella; también se dice que de la laguna salio el amaru (serpiente) y el cóndor que eran idolatrados en Uquira.

Otra de las leyendas nos habla de la falta de agua en la parte baja de la cuenca del río Omas; la leyenda cuanta que el cerro Yurina, esposa de Mauroro otra montaña vecina desde donde brotan los puquiales y manantiales, se enamoro del nevado Llongote y abandono a Mauroro, desde aquel momento el despechado Mauroro dejo sin agua la zona de Omas, Coayllo y Asia.

 


Iniciamos nuestro descenso para dirigirnos hacia Ayaviri, a 8km de Tras Cruces tomando el desvío que se encuentra a la mano derecha; este poblado esta ubicado en las faldas de la montaña Huallaqaqa, es un lugar muy tranquilo y acogedor con gente muy amable y dispuesta a ayudar a los pocos turistas y viajeros que llegan, Ayaviri esta rodeado de verdes cerros y eucaliptos; después de caminar por sus estrecha y antiguas calles, algunas fotos y de comprar algo de comer, regresamos al camino principal y seguimos bajando por la serpenteante carretera hasta que podimos observar metros mas abajo los poblados de Huampara y Huacta, uno frente al otro.

El primero que cruzamos fue Huampara, con su pequeña plaza principal adornada por una pérgola hecha de material noble, bancas de cemento y con unas cercas de tubos de metal color verde; rodeada de algunas casas antiguas y su infaltable iglesia a la cual no pudimos entrar por encontrarse cerrada. En una de las esquinas de la plaza se encuentra un moderno edificio de ladrillos de 5 pisos con ventanales polarizados de color verde, según nos dijeron es el nuevo albergue municipal; da gusto ver como estos pueblos de la sierra de Lima quieren y están progresando, pero ese edificio es una aberración y una patada para el ojo, ya que no guarda relación con el entorno en el cual se encuentra, no es que este en contra del desarrollo y progreso, pero pudieron hacer algo mejor y que combine con el paisaje; lo mismo sucede con todas las plazas de estos pueblos, están enrejadas, llenas de pérgolas con mayólicas, estatuas, y figuras completamente fuera de contexto; las autoridades deberían evitar esta contaminación visual; en fin continuamos nuestro viaje.

Aquí en Huampara cada 20 de mayo celebran la Ascensión del Señor y en octubre se dan las festividades de la Virgen del Rosario.

 


Luego de salir de Huampara, cruzamos el pequeño puente Amancaes y pasamos por la mini central hidroeléctricas de Quinches, la cual provee de energía eléctrica a todos los poblados de la región. A partir de aquí el camino se pone malo, casi toda la subida hasta llegar a las altiplanicies de Urcos esta en muy mal estado. Una vez en la parte alta, aparecen ante nosotros grandes extensiones de pastizales, donde vemos alimentarse a cientos de cabezas de ganado.

Desde este lugar se puede apreciar al otro lado de la quebrada los poblados de Quinches, Huañec, San Joaquin y Cochas, todos ellos parecen estar colgados de los cerros, rodeados de andenes y con un cielo azul limpio de toda contaminación.

 


De todos estos pueblos Quinches es donde encontramos mayor movimiento, cuanta con un pequeño hospedaje y un mercado. Aquí nos dirigimos a la casa de unos pobladores los cual se dedica a tejer mantas, alfombras y chompas con lana de carnero y alpaca en telares de madera; estos productos son comercializados en la costa y también nos dijo que habían comenzado a exportarlos, bien por ellos, es una muestra de las ganas que tienen de progresar.

 


Siguiendo con nuestro camino nos dirigimos a Cochas, el último pueblo de nuestra ruta en donde pernoctamos. Cochas es un poblado muy pequeño; llegamos al atardecer luego de casi 12 horas de viaje; después de dejar nuestras cosas en el albergue municipal, nos dirigimos a cenar, ya que no habíamos almorzado, salvo algunas galletas.

 


Actualmente se esta construyendo una carretera que una Cochas con el poblado de Vizcas distante a 25 km; una vez que se termine, la duración del viaje desde Lima se acortara en mas o menos 5 horas y se podrá subir por la cuenca del río Mala.

 


A la mañana siguiente, nos dirigimos a Huañec, el último poblado que nos faltaba visitar; para eso tuvimos que retornar hasta Quinches y tomar un desvío. Huañec es el pueblo más antiguo de la región, fue reconocido como pueblo en 1538 por Hernando de Soto; su importancia radica en que en este lugar se realizo el V Senado Diocesano Limense celebrado por el segundo Arzobispo de Lima Santo Toribio de Mogrovejo, que reunió a todo el clero de América el 23 de setiembre de 1588, a donde además asistieron todos los miembros de la Real Audiencia.

Llegamos a Huañec el domingo por la mañana y después de visitar su pequeña iglesia, conocimos al alcalde quien nos agradeció por la visita ya que son pocas las personas que vienen a conocer este lugar; como todo pueblo de la sierra, todos los domingos tienen la costumbre de izar el Pabellón Nacional en la plaza y le confirió a mi papa el honor de izar la bandera, con banda de músicos de por medio, luego de canto el Himno Nacional, una palabras del alcalde y la ceremonia había terminado, nos despedimos del alcalde no sin antes agradecerle por la gentileza que tuvo y seguimos nuestro camino.

 


Retornamos por el mismo camino que hicimos a la ida, al llegar a Tres Cruces hay la posibilidad de tomar el desvío a la derecha para dirigirse a Quinocay y bajar por la cuenca del río Mala, pero como no teniamos idea de cual era el estado del camino, decidimos bajar por San Pedro de Pilas, pasar nuevamente por Omas y tomar la carretera Panamericana en Asia rumbo a Lima.

 


Este maravilloso lugar se encuentra a solo 140 km de Asia, pero son casi 10 horas de viaje; vale la pena visitarlo no solo por los paisajes, sino porque la gente es muy amable y sencilla con el forastero, además es un sitio que se encuentra a la vuelta de la esquina.

Mis Aventuras Quinchinas

quincher

 

 

Siempre existen diferentes  motivaciones para emprender un viaje, a veces es una ciudad emblemática, otras una playa paradisíaca o quizá una selva exótica. En fin podría  citar un sin número de destinos ; como también son muy impredecibles las emociones que esperas encontrar en ellos. Y es justamente  este aspecto cuando un viaje marca la diferencia  y hace  que sea inolvidable.

Partí de Lima un sábado casi a las 7 pm con dirección al pueblo de Quinches  ubicado en la Provincia de Yauyos a 2500 msnm.
Antes de las 10 pm ya habíamos llegado a Omas  buscando inmediatamente un hospedaje donde pasar la noche para salir muy temprano el domingo.
Ya a la mañana siguiente antes de las siete tomamos los carros que van hacia la Sierra, nosotros teníamos nuestra meta: QUINCHES.
A donde llegamos en la tarde, y al día siguiente iniciamos el trekking a las 7:40 am, nuestro destino era los Restos Arqueológicos de la Shahuay casi en la Cumbre del Cerro del mismo nombre, es decir 3000 metros más cerca al cielo. En esta época del año por  estos lares nos acompaña  un fuerte sol durante el día ya que estamos en pleno verano serrano.
Tras caminar una hora bordeando pequeños bosques de cactus, llegamos al pequeño pueblo de Malleuran. Aquí tomamos nuestro primer descanso aprovechando para hidratarnos con agua y  con las distintas frutas que habíamos llevado. Unas escaleritas nos iban alejando del pueblo para introducirnos de nuevo en un pequeño camino polvoriento.
Íbamos siguiendo un pequeño sendero, conforme avanzábamos íbamos teniendo mejores vistas del valle de la Gran ciudad de Quinches.

quincher

quincher

Al cabo de 40 minutos llegamos, y encontramos restos arqueológicos  preincas que datan del siglo  XI d.c. Después de las ruinas dejamos por un momento el contínuo camino ascendente para introducirnos por unas chacras donde sobresalen bellos jardines de flores silvestres, alfalfares, sembrio de trigales dorados.
Ya eran casi  las once, el sol iba calentando con más fuerza, por momentos el camino se hacía bien estrecho, el pueblito de Malleuran se iba alejando cada vez más de nosotros. Mirábamos hacia arriba , la cumbre del cerro que íbamos ascendiendo aún se veía muy lejana. Los descansos cada vez eran más seguidos.
Al promediar el mediodía llegamos a una pequeña mesetita donde se hallaban unas ruinas, las cuales se encuentran lamentablemente muy abandonadas. Mientras observaba todo el camino que nos tocaba recorrer me quedé sorprendido como un halcón se quedaba paralizado en el aire en busca de alguna presa.
Seguimos con nuestro camino hasta escuchar unos ladridos, nos alegramos ya que eso significaba que estábamos próximos a alguna casita, casi no nos habíamos topado con nadie en las últimas horas.
Efectivamente, a escasos 100 metros divisamos una cabaña de piedra con techo de paja con tres pobladores, nos acercamos  a saludarlos, ellos también se presentaron, era la casa de Don Guillermo quien estaba en compañía de su hermano y un familiar, junto a la casita había un corral que albergaba unas cuarenta de cabras. Ellos nos preguntaron hacia donde  nos dirigíamos, le respondimos a la Shahuay, entonces nos dijeron que aún nos faltaba bastante ,por lo menos dos horas , nos preocupamos un poco ya que  era más de la una y nos esperaba luego de las ruinas un largo descenso.
Decidimos tomarnos nuestro último descanso , terminamos las últimas frutas que nos quedaban , reservando las conservas de atún para cuando lleguemos a la fortaleza. Nos despedimos de los pobladores y continuamos nuestra ruta. El camino no tenía cuando acabar,  íbamos por un sendero zigzagueante , por momentos no nos permitía ver la cima. Hace ya una hora habíamos dejado la casita, cada vez la carretera se veía mas lejos, ya comenzaba a correr más viento.
Mientras divisábamos a unos caballos solitarios en una explanada, percibí la sombra de un ave , miré al cielo, era nada menos que un cóndor, realmente fue una gran sorpresa  encontrarme con el amo y señor de las alturas tan cerca.

quincher

quincher

Observamos detenidamente su vuelo viendo como se perdía entre las nubes. Siempre que me encuentro con estas aves me causan en lo personal una gran emoción. Fue como una inyección de energía , comencé a dar pasos más rápidos  hasta llegar a la última cuesta. De allí el camino era plano circundando el cerro. Tenía a la mayoría de las montañas casi a mi altura.
Presentía que era la última curva, aceleré mucho más el paso hasta que por fin : el sitio arqueólogico y el motivo por el cual caminé horas.
Era increíble estar allí,  no solo podía tenia una vista privilegiada del Valle, sino podía alcanzar a ver también las cumbres nevadas de la Cordillera. Eran las 3: 30 pm y nos faltaba aún la otra mitad de la aventura , descender hasta la carretera pero por las pampas de Urcos. Necesitábamos recuperar energías así que escogimos uno de los filos del cerro para almorzar para no dejar de contemplar el abismo mientras comíamos.
Abrimos nuestras latitas de atún acompañándolo con papita sancochada que la tia oportunamente había preparado en su casa, añadiéndole además unas canchas  que nos regalaron muy amablemente unos pobladores al comienzo de la ruta.
Tras un breve reconocimiento divisé el camino que conducía casi a la cumbre del cerro, en un principio mi objetivo era llegar hasta allí pero lamentablemente esto me hubiese demandado unos valiosos cuarenta  minutos.
Ya habíamos permanecido casi una hora en las ruinas, eran casi las 4:30 pm y era momento de iniciar el  largo descenso.
Tras casi una hora de camino fuimos testigos como se iba formando el atardecer desde el oeste en dirección a la meseta de Huañec, ubicado casi al costado de nuestro cerro. Fue realmente maravilloso  observar como minuto a minuto el sol se iba ocultando hasta formar el crepúsculo por los cerros de Vizcas. Al cabo de unos minutos ya todo estaba oscuro, la bajada por tramos  se hacía algo empinada, éramos conscientes que nos faltaba un largo camino, recordábamos que por sectores el sendero se tornaba muy estrecho , fue entonces que decidimos por nuestra seguridad pernoctar en la cabaña.  Los ladridos de los perros nos indicaban que estábamos muy cerca.
Casi a las siete llegamos a los alrededores de la estancia , sobresalían ocho ojos que brillaban en la oscuridad y que no nos permitían seguir avanzando, se trataban de los cuatro perros ovejeros que custodiaban la estancia y el rebaño de cabras.
Desde allí comenzamos a llamar el señor para que nos recibiera. Estuvimos gritando casi diez minutos y nadie salía de la casita, pensamos que probablemente el señor haya bajado al pueblo a pernoctar. Ambos nos miramos ,no nos quedaba otra cosa que dormir a la intemperie, buscamos una roca que nos sirva de espaldar, mientras acomodábamos nuestras cosas vimos una luz que provenía de la casita.
Volvimos a llamar al señor y esta vez si escuchamos una voz, de pronto una sensación de cierta tranquilidad nos embargó. El señor salió de su cabaña a recibirnos tranquilizando a los perros. Nos dirigimos hacia él, le recordamos que nosotros éramos los jóvenes que lo saludamos en horas  de la tarde, le dijimos que llegamos algo tarde y en la bajada nos ganó la noche , le rogamos que por favor nos diera un campito para pernoctar hasta mañana.
Se le notaba algo desconfiado,  pero aun así nos dijo que nos podíamos acomodar en el corral que estaba al costado de la cabaña, le pedimos si nos podía prestar algo para abrigarnos , el amablemente nos dió una de las dos frazadas  con las que contaba.  Ingresamos al corral , este consistía en un recinto cercado por piedras de casi diez metros cuadrados y sin ningún tipo de techo.
Limpiamos un poco el suelo donde nos íbamos a echar, estiramos algunas bolsas plásticas que nos quedaban para que nos sirvan de base y nos pusimos toda la ropa con la que contábamos. 
Ya eran casi las 8 de la noche, el frio a estas alturas era  aún tolerable, ya estábamos acurrucados para abrigarnos. Hicimos un balance de lo vivido hasta el momento y creímos que habíamos tomado la mejor decisión ya que bajar en medio de la oscuridad por un camino empinado aún con linterna hubiese sido algo arriesgado.
Nos pusimos a observar el cielo, estaba plagado de miles de estrellas, eran incontables, de alguna forma nos sentimos privilegiados de poder observar el firmamento pese a las incomodidades. En ese momento también recordé las vivencias que me contaban mis padres cuando mis abuelos los llevaban de niños a las  estancias ubicadas en la puna  a cuidar el ganado, me imaginé que sería un lugar muy parecido a éste.
Rápidamente dieron las nueve , la temperatura ahora si bajó drásticamente, sentíamos demasiado frío. Era muy difícil conciliar el sueño.
Al cabo de un rato escuchamos los ladridos y gruñidos amenazantes de los perros , probablemente seria algún puma que estaría merodeando el rebaño de cabras, ya algunos pobladores nos habían advertido de la presencia  de estos felinos.  Nos pusimos bien atentos,  a la expectativa, confiábamos en que los perros podrían ahuyentar a este visitante. Al poco rato los perros se tranquilizaron. Pese al frio nos quedamos dormidos.
De pronto desperté , sentí que había dormido bastante , vi la hora y me di con la sorpresa que recién era la una. Intentamos seguir durmiendo , al cabo de un rato de nuevo comenzaron a gruñir los perros,  esta vez los ladridos eran mucho más fuertes , también escuchábamos como los perros corrían de un lugar a otro, realmente estábamos muy asustados, teníamos nuestros bastones cerca a nosotros para defendernos de cualquier ataque. Felizmente después de algunos minutos todo volvió a la calma, a estas horas de la madrugada hacía más frío , a parte de esto teníamos un fuerte dolor de espalda por la incomodidad del piso.
De nuevo nos quedamos dormidos , por momentos abría los ojos,  observaba como poco a poco las estrellas iban desapareciendo del cielo. Ya no veía la noche tan oscura, vi mi reloj y era casi las 5. Escuchábamos bulla dentro de la cabaña, al parecer el señor se estaba levantando. Se trataba de Don Guillermo, un señor de casi 70 años , le pregunté si vivía aquí o sólo era por algunos días, él me contestó que acá pasaba todos los días del año, que no podía dejar a sus cabras.
También le pregunté por la bulla que hicieron los perros en la noche, respondiéndome que el ya está acostumbrado a eso ya que a media hora de su casa en un peñasco hay una familia de pumas que acaban de tener dos cachorros  hace menos de dos meses. También me contaba que estos perros son sus fieles acompañantes y que cuidan muy bien su rebaño, me explicaba que estos tipos de perros son muy fieros y que defienden con su vida al ganado y ante la presencia de un puma los cuatro se transforman en uno solo,  logrando ahuyentar a los felinos.
Le dimos las papitas sancochadas que nos sobraron a uno de los perros,  también estábamos agradecidos de ellos ya que de alguna forma también nos cuidaron. Llegó el momento de despedirnos , le volvimos a dar las gracias no sin antes darle algo de dinero por la gentileza que tuvo con nosotros, antes de recibírmelo me preguntó si teníamos plata para regresarnos, le dijimos que si, fue entonces que el señor nos recibió el dinero e hizo un gesto dándole gracias  al cielo y rezando una plegaria, fue una imagen que nos conmovió mucho, nos dijo que él siempre le daba gracias a dios por cada moneda que recibía.
El nos mostró un camino que salía desde su casa hasta el poblado bordeando el cerro, desde aquí no se veía tan complicado , fue así que emprendimos el camino de retorno no sin antes mirar por última vez el lugar donde pasamos la noche.
El camino se tornaba demasiado angosto, luego de diez minutos comenzaron los precipios hacia nuestro costado derecho, tuvimos que avanzar con mucho cuidado,  por un momento pensamos regresar y continuar por el camino de ayer pero ya habíamos avanzado cierto tramo así que tuvimos que continuar, hubieron partes que prácticamente tuvimos que arrastrarnos ya que un paso en falso y caímos a un precipicio de casi 100 metros.
Era un  Lunes del presente año, había perdido un día de trabajo , mi ansiedad por conocer ese gran abismo de muchos metros me permitió vivir  nuevas experiencias, como dormir casi a la intemperie y sobre todo conocer de cerca las difíciles condiciones en las que vive la gente del Ande.
Espero regresar en algún momento a este lugar y reencontrarme de nuevo con Don Guillermo y verlo con el mismo entusiasmo con el que lo conocí.
Hasta la próxima aventura.

Saludos a todos por su CENTENARIO.

quincher

quincher

 

Las 7 maravillas de Quinches

NEVADO DE SUEROPOZOCONCURSO NACIONAL DE ELECCIÓN DE LOS LUGARES TURÍSTICOS DE NUESTRO PUEBLO
 Señoras y señores se da inicio a las actividades protocolares y festivas de las celebraciones del I centenario de Quinches, de acuerdo a las conclusiones de las dos reuniones que se informo en su oportunidad, se estableció que dichas actividades se de inicio el día 1 de octubre del 2008, con el izamiento del pabellón nacional, en la plaza principal de Quinches y el embanderamiento general de la población.El Distrito de Quinches, dentro de su programación con la finalidad de celebrar el centenario, organiza diferentes actividades, en los cuales esta los Juegos florales 2008, donde participarán las diversas instituciones Educativas de Quinches, Huacta y Malleuran, así mismo el jueves 16 y viernes 17 se realizara campaña de salud, domingo 19 de octubre concurso buscando nuevos valores en el arte del canto, el martes 21 de octubre una delegación encabezado por el alcalde estará visitando el anexo de Huacta que también cumple un aniversario más, del 22 al 26 feria artesanal, por confirmar actividades de índole cultural,otro importante acto es la ELECCION DE LAS 7 MARAVILLAS DEL DISTRITO, bien sabido es el gran apogeo que tiene esta elección ya que contribuye al Turismo y adicionalmente ayuda a conocer los diferentes lugares que posee este acogedor distrito, con bastante historia cultural por conocer.

Esta elección será de un total de 54 lugares nombrados dentro de los cuales se encuentran:
RESTOS ARQUEOLOGICOS DE LASHAHUAY,
RESTOS ARQUEOLOGICOS DE HUANCALUME O Alto Perú,
IGLESIA COLONIAL DE QUINCHES,
CATARATAS AGUAS DE CARURAN O CALULAN,
YANACOCHA CAPILLA Y CRUZ DE YATURA,
LAGUNA DE HUASCACOCHA,
PINTURA RUPESTRE DE LA LAGUNA DE HUASCACOCHA, monolítica
AGUA TERMAL DE JUNTOCUÑE,
TORRES Y/O PALACIOS DE SOROCOCHA, con su larga historia antigua,
PIEDRA MONOLITICA DE CHINCHAN, dibujo de hombre de chinchan para ver en cierta hora del dia,
CAÑON DEL GRAL. ANDRES AVELINO CACERES,
EL CONDOR Y LA MUJER TRISTE DE OCHOCURO,
CARNERO DE PORTACHUELO,
PUMA DE CHOYLLACOCHA Entre otros

 

NEVADO DE HUASCACO-CHA 

Por los caminos asperos hacia las estrellas

Esto es el Perú profundos, Hnas./os Peruanos debemos de saber valorar lo que tenemos, estos bellos y hermosos paisajes no se ven en cada esquina.Una amiga me decía Acabo de estar ahí y no se puedo describirlo, sólo se puede decir NO DEJEN DE IR!!!!…Desde hace un tiempo, vengo haciendo constantes viajes a la zona Noroeste de Yauyos, (Omas, Tamara, Pilas, Quinocay, Huampara, Ayaviri, Huacta, Quinches, Huañec, San Joaquin, Cochas, Malleuran etc.) disfrutando de la belleza del paisaje y del excelente clima recordando los años vividos en estos pueblos muy queridos por mi persona.

Al salir de Lima por el Sur se hace un poco pesado pues el tráfico y las Zonas Urbanas han aumentado considerablemente. Una vez pasado el peaje de las playas Venecia y Conchan salimos de este caos vehicular y recorremos varios balnearios, pasamos Mala y al llegar al exclusivo balneario de Asia doblamos a la izquierda para adentrarnos al poblado del mismo nombre donde empieza la carretera sin asfalto para después pasar por el pueblo de Coayllo (conocido como tierra de brujos) se puede apreciar su iglesia, que según dicen es de 1600 completamente en ruinas, una verdadera lastima.

Seguimos nuestro camino y pasamos por la ciudadela inca de Uquira, compuesta por palacios, plazas ceremoniales y una necrópolis, todo en buen estado de conservación. y poco a poco nos vamos adentrando a la sierra, pasando por poblados pequeños y tierras áridas, después de aproximadamente 2 horas desde mala se llega a la pintoresca ciudad de Omas, donde ya se ve terrenos con verdor sobre todo en el valle del rio y el sol ya hace sentir su presencia.
Después de pasar Omas (aquí se celebra la fiesta del Señor de los Milagros en Octubre los días 18 , 19 y 20 ) continuamos hasta el desvío a San Pedro de Pilas a donde llegamos luego de un poco más de una hora de subida por un camino que serpentea por las laderas de los cerros.
El paisaje cambia completamente, dejando atrás la aridez del valle y todo se torna de color verde por los árboles y los cultivos que hay alrededor de San Pedro de Pilas. Seguimos subiendo y el siguiente poblado es Tamara.

Desde aquí hasta Tres Cruces (3600 msnm, donde pasaremos por las antiguas estaciones de huayquilla y quilca lugares donde antes era paraderos finales de las empresas de transportes), todos los cerros son verdes salpicados de amarillo debido a las margaritas silvestres, además ya se comienzan a ver las primeras cabezas de ganado de la zona. En este punto se ingresa a la cuenca alta del río Mala y se tiene una vista espectacular del nevado Llongote. Se dice que en Tres Cruces se fijo el acuerdo limítrofe entre las comunidades de Huacta, Huampara, Ayaviri y Tamara; también existen varias leyendas sobre este lugar, una de ellas cuenta sobre un tesoro escondido en la laguna Cushipunco y de una ciudad sumergida en ella; también se dice que de la laguna salio el amaru (serpiente) y el cóndor que eran idolatrados en Uquira.
Otra de las leyendas nos habla de la falta de agua en la parte baja de la cuenca del río Omas; la leyenda cuenta que el cerro Yurina, esposa de Mauroro otra montaña vecina desde donde brotan los puquiales y manantiales, se enamoro del nevado Llongote y abandono a Mauroro, desde aquel momento el despechado Mauroro dejo sin agua la zona de Omas, Coayllo y Asia.
Nos dirigimos al poblado de Ayaviri, a 8km de Tres Cruces tomando el desvío que se encuentra a la mano derecha; este poblado esta ubicado en las faldas de la montaña Huallaqaqa, es un lugar muy tranquilo y acogedor con gente muy amable y dispuesta a ayudar a los pocos turistas y viajeros que llegan, Ayaviri esta rodeado de verdes cerros y eucaliptos; después seguimos bajando por la serpenteante carretera hasta observar metros mas abajo los poblados de Huampara y Huacta, uno frente al otro.
Huampara, con su pequeña plaza principal adornada por una pérgola hecha de material noble, bancas de cemento y con unas cercas de tubos de metal color verde; rodeada de algunas casas antiguas y su infaltable iglesia. En una de las esquinas de la plaza se encuentra un moderno edificio de ladrillos de 5 pisos con ventanales polarizados de color verde, nuevo albergue municipal; da gusto ver como nuestros pueblos de la sierra de Lima quieren y están progresando, Aquí en Huampara cada 20 de mayo celebran la Ascensión del Señor y en octubre se dan las festividades de la Virgen del Rosario. Realizándose misas, campeonatos de futbol, corridas de toro, amenizadas por artistas folclóricas, bandas de músicos, grupos de cumbias y comelonas (se dice a la comida que se da todos los dias durante la fiesta a todas las personas que se encuentra en el pueblo completamente gratis)
Luego de salir de Huampara, cruzamos el pequeño puente Amancaes y pasamos por la mini central hidroeléctricas de Quinches, la cual provee de energía eléctrica a todos los poblados de la región. Llegando a Urcos un sitio completamente abierto y plano, aparecen ante nosotros grandes extensiones de pastizales, donde vemos alimentarse a cientos de cabezas de ganado. Desde este lugar se puede apreciar al otro lado de la quebrada los poblados de Quinches, Huañec, San Joaquin y Cochas, todos ellos parecen estar colgados de los cerros, rodeados de andenes y con un cielo azul limpio de toda contaminación.
De todos estos pueblos Quinches es donde encontramos mayor movimiento, cuenta con un pequeño hospedaje y un mercado. Aquí nos dirigimos a la casa de unos pobladores los cual se dedica a tejer mantas, alfombras y chompas con lana de carnero y alpaca en telares de madera; estos productos son comercializados en la costa y se ha empezado a exportar. Siguiendo con nuestro camino tomamos el desvío que nos llevara a los poblados de San Joaquín y Cochas.
Actualmente se esta construyendo una carretera que une Cochas con el poblado de Viscas distante a 25 km; una vez que se termine, la duración del viaje desde Lima se acortara en mas o menos 5 horas y se podrá subir por la cuenca del río Mala. De Quinches se puede tomar otra ruta alternativa que nos dirije a Huañec, el ultimo paradero del ómnibus.
Huañec es el pueblo mas original, fue reconocido como pueblo en 1538 por Hernando de Soto; su importancia radica en que en este lugar se realizo el V Senado Diocesano Limense celebrado por el segundo Arzobispo de Lima Santo Toribio de Mogrovejo, que reunió a todo el clero de América el 23 de setiembre de 1588, a donde además asistieron todos los miembros de la Real Audiencia.
Huañec es reconocido en toda la zona por sus buenas corridas de toros que hacen como todo pueblo de la sierra, todos los domingos tienen la costumbre de izar el Pabellón Nacional en la plaza.
Hay muchas obras que se estan ejecutando en estas zonas ocasionando a que vengan pobladores de pueblos lejanos como Ayacucho, Loreto, Andahuaylas, Huancayo etc. Ganando un promedio de 30 soles diarios. Ya que los pobladores de esta zona no se abastecen.
Los trabajos son:
Mantenimiento de la carreteraEmpedrado de las calles de cochasInstalación de la antena de celulares ClaroTrabajos de canalizaciones y acanterillado de agua para regadíoConstrucción de la posta en huamparaMantenimiento y mejora de la bocatoma del rio hacia la central Hidroeléctrica Quinches (situado entre huacta y huampara )
Invito conocer los pueblos maravillosos del lugar que se encuentra a solo 140 km de Asia, vale la pena visitarlo no solo por los paisajes, sino porque la gente es muy amable y sencilla con el forastero, además es un sitio que se encuentra a la vuelta de la esquina.
El hospedaje, la comida y el transporte, el clima es formidable para la salud incluso algunos personas pasados los 50 regresan completamente sanos a la capital, es un bonito lugar para que los limeños salgan con su familia y acaben con las tensiones del trabajo en Lima.
La alimentación es muy sana: oca, choclo, queso, panes que se hacen en la sierra, mazamorra de calabaza, carapulcra, truchas, etc. Ahora se ve ya con mas frecuencia camionetas 4×4 visitando la zona, así como el aumento de personas en moto, camionetas, camiones etc etc.
Tanto en Omas como en Huampara ahora hay motos lineales que hacen taxi de paseo hacia los poblados cercanos.