Nadie da lo que no tiene

Quien no puede ser feliz, no puede dar felicidad,
quien no está cómodo en la vida,
no puede hacer que otros se sientan bien.

Por eso hay personas que contagian su felicidad, así como personas que siempre tienen quejas y dejan tras de si un largo rastro de amargura.
No se puede dar lo que no se tiene.

Cuando se piensa en esta frase, de inmediato pensamos en las cosas materiales que cada cual posee, pero esta reflexión no va de eso, es de aquellas personas que viven siempre en forma triste y maldiciendo su “mala suerte”, porque según ellos todo les sale mal. Personas que siempre desean cosas que no están a su alcance, cosas que otros tienen. Personas que cuando algo tienen no saben apreciarlo y sólo piensan que debieran tener más.

Todo sería diferente si esas personas pensaran por unos minutos que la felicidad y el gozo que se puede obtener en la vida, nos las brindan las cosas sencillas, cosas que siempre están a nuestro alcance,como un amanecer, disfrutar de mirar una flor,de ver reír a los niños o simplemente agradecer lo que la vida no ha dado.

Esa clases de personas, por más que les muestres estas cosas no sentirán nada, no tendrán alegría, y no lograrás hacerles sonreír con aquellas cosas que tú disfrutas. Puedes disfrutar de esas cosas porque estás llena de amor, de ilusiones, de esperanza, te sientes contenta por dentro y eso es hace que seas una persona completa.

-Si tienes amor en tu corazón, puedes dar amor-
Y eso sí que es valioso.

Hay quien pensará que si una persona es feliz, es que no tiene problemas. Pero no es así, claro que tiene problemas, sólo que sabe sobrellevarlos y aunque muchas veces el dolor golpee fuerte en su corazón, por ser una persona llena y plena nada logra anular su felicidad, ni su serenidad para ver la vida. Toma todo lo malo como experiencias y sabe salir adelante aun y a pesar de estos problemas cotidianos que la vida nos da cada día.

Lograr la felicidad interior sucede cuando todo tu ser está en completa armonía con todo lo que eres o haces; y mientras más amor repartas hacia el mundo, más grande se hace dentro de ti a modo que puedes repartirlo a manos llenas. Eso te convierte en una persona bien encaminada, alguien que sabe lo que quiere, que conoce sus metas y hacia hasta donde llegar. Ser así te convierte en una de esas personas a las que todos se le acercan, pues son como un imán a la cual todo se le pega, lo bueno y lo malo… Pero sabes salir airoso, pues te has construido firme y sólido.Por eso tú siempre sonríe, vive la vida y cuando veas que quienes te rodean te dan muestras de amor y afecto, tu corazón se llenará de gozo.
Eres feliz. Puedes darlo todo…

Existe ese tipo de personas que no pueden dar porque no tienen nada bueno en su corazón, son pobres de espíritu, no hay alegrías ni amor dentro de ellas; es como un campo árido donde nunca se podrá sembrar, son personas nocivas que viven el cada día amargándose y deseando todo pero no queriendo dar nada. Desgraciadamente hay muchas personas así en nuestras vidas, pueden ser personas cercanas o lejanas, pero siempre hay alguien a quien le cabe como anillo al dedo esta frase: “No se puede dar lo que no se tiene”.

No tiene sentido esperar cosas buenas de este tipo de personas, porque si no saben ser felices, ¿cómo podrían dar a otra persona aquello de lo que carecen?

Por eso en la vida hay etapas que debemos ir quemando para evitar caer en la amargura. Los que viven añorando un pasado, los que sienten que todo el mundo les debe algo, que no es justo que otros sean felices porque ellos no lo son ni lo serán, esos son seres insatisfechos con todo, con la vida, con Dios y con todo el mundo.

Es triste, pero lo mejor es alejar personas así de nuestras vidas, pues de lo contrario, al final terminamos muy mal porque empezamos a ver lo que ellos ven: todo en blanco y negro. – Hay que alejarse-

La vida es alegría, es amor, es dar a manos llenas los talentos que poseemos. Dar amor es un acto que nos hará una mejor persona, única, irrepetible, porque podremos decir “yo sí puedo dar lo que tengo, que no es poco: Me sobra amor, me sobra felicidad. Soy alguien que lucha aun contra la corriente pero derramo felicidad a mi paso”.

Quienes renuncian a las maravillas de la vida y saborear la felicidad de dar amor a otros se pierden en el camino de la tristeza…

Por eso tú siempre sonríe, vive la vida y cuando veas que quienes te rodean te dan muestras de amor y afecto, tu corazón se llenará de gozo.
Eres feliz. Puedes darlo todo…

 

Anuncios

Reflexión al Tiempo

Con el tiempo…
Aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado…

Con el tiempo…
Te das cuenta que casarse sólo porque “te estás quedando” es una clara advertencia de que tu matrimonio será un fracaso…

Comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas…

Te das cuenta de que si estas al lado de esa persona solo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás deseando no volver a verla…

Te das cuenta de que los amigos verdaderos valen mucho más que cualquier cantidad de dinero…

Entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas…

Aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida…

Aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes…

Comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual…

Te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona, es irrepetible…

Te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados…

Aprendes a construir todos tus caminos en el hoy, porque el terreno del mañana, es demasiado incierto para hacer planes…

Comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas…

Te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante…

Aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo…

Ante una tumba…
Ya no tiene ningún sentido…

La alegría de mi pueblo

Cuenta la leyenda que un hombre oyó decir que la felicidad era un tesoro. A partir de aquel instante comenzó a buscarla.

Primero se aventuró por el placer y por todo lo sensual, luego por el poder y la riqueza, después por la fama y la gloria, y así fue

recorriendo el mundo del orgullo, del saber, de los viajes, del trabajo, del ocio y de todo cuanto estaba al alcance de su mano.

En un recodo del camino vio un letrero que decía: “Le quedan dos meses de vida”

Aquel hombre, cansado y desgastado por los sinsabores de la vida se dijo: “Estos dos meses los dedicaré a compartir todo lo que tengo de experiencia, de saber y de vida con las personas que me rodean.”

Y aquel buscador infatigable de la felicidad, sólo al final de sus días, encontró que en su interior, en lo que podía compartir, en el tiempo que le dedicaba a los demás, en la renuncia que hacía de sí mismo por servir, estaba el tesoro que tanto había deseado.

Comprendió que para ser feliz se necesita amar; aceptar la vida como viene; disfrutar de lo pequeño y de lo grande; conocerse a sí mismo y aceptarse así como se es; sentirse querido y valorado, pero también querer y valorar; tener razones para vivir y esperar

y también razones para morir y descansar.

Entendió que la felicidad brota en el corazón, con el rocío del cariño, la ternura y la comprensión. Que son instantes y momentos de plenitud y bienestar; que está unida y ligada a la forma de ver a la gente y de relacionarse con ella; que siempre está de salida y que para tenerla hay que gozar de paz interior.

Finalmente descubrió que cada edad tiene su propia medida de felicidad y que sólo Dios es la fuente suprema de la alegría, por ser ÉL: amor, bondad, reconciliación, perdón y donación total.

Y en su mente recordó aquella sentencia que dice: “Cuánto gozamos con lo poco que tenemos y cuánto sufrimos por lo mucho que anhelamos.”

Ser Feliz, es una actitud.

 

NOSTALGIAS

A veces te sientes como un arado que barre siempre el mismo surco y piensas que el trabajo sería más blando si caminaras en compañía.

A veces te enredas en la nostalgia de lo que dejaste atrás y, así como el agua busca su nivel tu sangre tira y lleva lejos tu memoria.

Miras por sobre el hombro y recuerdas a tus amigos, tu vieja casa, tu ayer o ese alguien especial para ti.

Puedes llegar a maldecir tu decisión de comenzar el camino y te pierdes en los “cómo hubiera sido si…”

Otras veces encuentras injusto el precio de tu soledad y revuelves en los pliegues de tu pasado como quien busca monedas en los bolsillos de un muerto.

Tu mente menor inventa recuerdos y fabrica diálogos que lo expliquen todo: respondes a preguntas que nunca te hicieron e interrogas a quien no tuviste coraje de preguntar.

Pero descubres que no hay risa que devuelva lo perdido, lo llorado, ni dé verde a lo marchito. ¿Pero tú, buscador, estás seguro de haber perdido?

Cuidado: Tú no vives de recuerdos Sino que los recuerdos viven de ti. Son miles de bocas que devoran la fuerza que necesitas para seguir adelante. Te digo que no existe nada de malo en esos sentimientos en tanto no te dejes sofocar por los sentimientos.

Si esto sucede es porque estás olvidando estás no-recordando.

Dime: ¿De quién te acuerdas cuando te acuerdas de ti? ¿Del niño que corría entre los árboles? ¿Del joven que soñaba con viajes lejanos? ¿De lo que fuiste ayer?

Todas esas vivencias tienen la marca de lo fugaz: están escritas en tu memoria como la sombra que un pájaro en vuelo deja sobre el agua. Pero recordarse de sí no quiere decir tener memoria. La memoria y el olvido son funciones de tu mente menor en cambio el recuerdo de sí pertenece al ser profundo.

Escucha: tú no has renunciado a amar por seguir la vía sin embargo puede parecerte que por seguir la vía has dejado de amar.

Recuerda bien, buscador no sea cosa que lo que crees que has perdido sea sólo otro juego de tu mente así como tus recuerdos emotivos pueden ser sólo reflejos condicionados y la historia que añoras un invento de tu nada.

Observa qué curioso: Ciertas cosas llegan a tu vida cuando ya no las precisas. Arriban con un retardo inexplicable cuando la cola de tu ilusión ya dio vuelta en la esquina.

Abre las manos del alma y deja andar su recuerdo como si liberaras una paloma cautiva. Esto también te servirá para aprender.

Autor: Mario Corradini

Caminante de las alturas…

 

Una vez ya sumido en la rutina de todos los días, es momento de mirar hacía atrás y reflexionar sobre todo lo vivido durante estos años que van transcurriendo…

  1. El Camino es como nuestra propia vida, debes dejar que te sorprenda a cada paso.
  2. El Camino se debe hacer desde la soledad de cada uno, en compañía de todo el mundo.
  3. El Camino pone a cada persona en su sitio, no trates de ser lo que no eres…
  4. Es imprescindible  caminar siempre con las ventanas de la mente abiertas de par en par para dejar que el aire refresque nuestra alma.
  5. No olvides sonreír aunque el dolor a veces nuble tu sonrisa.
  6. Saluda a toda persona que se cruce por tu camino con una sonrisa en los labios.
  7. Olvídate del tiempo pasado, y haz del Camino tu vida.
  8. Después de la tormenta  siempre viene la calma… aunque pases semanas sin ver la luz del Sol, je!
  9. Haz de cualquier pequeño encuentro un momento espercial… Esos son los instantes que quedarán grabados para siempre en tu corazón.
  10. Aprende de cuanto te pueden enseñar todas las personas que caminan a tu lado.
  11. Con esfuerzo, constancia e ilusión, TODO en esta vida se puede lograr, pero hay que desearlo con todas las fuerzas.

Buen camino, compañero…

 

Multas para transeúntes

Es cierto. Los peatones muchas veces son (más bien, somos)  los culpables de los accidentes, que el seguir las normas que protege este sistema de multas es por la salvaguarda del propio peatón y también lo es que la gente está acostumbrada a la palomillada y a sacarle la vuelta al sistema tanto o más que los propios conductores. Todo es cierto.

Ahí está el mea culpa de este redactor que no tiene carro y toda su vida ha sido peatón pero, en tal condición, también es fácil darme cuenta cuenta de que la ciudad no está ni pensada ni hecha para peatones.

En RPP un oyente quien dio como ejemplo muy claro: que en la Av. Javier Prado los puentes peatonales están cada 10 cuadras, obligando al transeúnte a caminar largo tramos. Lo mismo se podría decir de muchas otras partes de la ciudad.

Es que dice el Decreto Supremo 040 – 2010 – MTC que:

O sea, ahora resulta que no puedo cruzar por mitad de calle, por más que la cuadra sea larguísima y yo vaya exactamente al frente, ni más ni menos, aun cuando el propio municipio se haya tomado la molestia de construir un caminito a mita de la berma central para tal propósito, ya que se sabe que la esquina está muuuuuuchos metros más allá. ¡Claro! esto, si nos ponemos estrictos, ya es ilegal. Pero ¿y qué hago si no tengo un puente peatonal o paso subterráneo? De hecho en Lima hay muy pocos.

Otra: Si está prohibido subir o bajar de un auto por el lado izquierdo ¿Cómo van a subir  los conductores? Hummmmm….. interesante.

Por otra parte hay que tomar también en cuenta que la señalización en nuestra ciudad es deficiente y que los mismos sistemas de semáforos inteligentes parecieran sufrir de alguna garrotera mental, porque hay puntos de la ciudad, por ejemplo el mismo Miraflores, donde un semáforo le dice al chofer que pare y otro le dice al transeúnte que cruce pero muuuuuchos segundos después y cuando le dan verde al chofer el turno del transeunte -según la máquina dizque inteligente- aún no ha terminado.

Bueno, por lo menos los infractores primerizos les queda el premio consuelo de poder canjear su infracción por un curso de educación vial.

 

Lima (Peru.com).- Con la aplicación de una multa a un joven por no cruzar una avenida por el crucero peatonal, se inició el operativo contra los peatones que infrinjan la norma que sobre seguridad vialentró en vigencia a partir de este lunes.

Se trata del ciudadano Juan Antonio Grajeda, de 26 años de edad, a quien se le aplicó la multa respectiva a las 07:17 horas por no cruzar la avenida Alfonso Ugarte, a la altura de la avenida Uruguay, por el crucero peatonal.

Desde las cero horas de este lunes comenzó a regir las sanciones, la más alta de las cuales asciende a 108 nuevos soles y corresponde a las faltas más graves como cruzar una vía en estado de ebriedad.

Cómo se aplicará la papeleta

. El Policía Tránsito deberá ordenar al peatón que se detenga y le pedirá su DNI u otro documento de identidad que lo identifique.

. En caso de que no porte ningún documento, el policía elaborará la papeleta con los datos brindados por el peatón, quien deberá firmar y colocar su huella dactilar en la papeleta.

. Si se verifica que los datos son falsos, el Servicio de Administración Tributaría Municipal podrá tomar acciones administrativas y penales.

. Si el infractor es menor de edad, se impondrá solo una papeleta educativa.

Formas de pago

El peatón podrá pagar su primera infracción por única vez, con un curso de educación vial. Durará cinco días y lo impartirá de manera gratuita el Consejo Nacional de Seguridad Vial.

Ciudadanos podrán denunciar casos

Cualquier persona, debidamente identificada, con un video o una foto podrá denunciar la supuesta infracción al tránsito de otro peatón ante la Dirección de Tránsito de la Policía. La denuncia deberá hacerse dentro de un plazo de 48 horas a partir de la supuesta infracción.

 

El dinero nos puede cambiar

En cierta ocasión un joven pobre pero emprendedor fue a visitar a un viejo sabio, con quién inició una larga conversación. El joven le contó de sus sueños, sus deseos de superación y cómo pensaba volverse rico en unos pocos años. Lo tenía todo bien planeado: las metas que debía alcanzar, los caminos que debía seguir, el esfuerzo continuo que debía realizar. Es más, desde hacía ya un tiempo el joven se había puesto a trabajar con ahínco y ya tenía andado una parte del camino que se había trazado. El sabio observaba que en el joven confluían un enérgico entusiasmo, una consistente perseverancia y una claridad de ideas que sin lugar a dudas lo llevaría al éxito en su cometido.

Luego de tanto hablar, el joven le dijo al viejo:

– Se que cuando sea rico, cuando tenga dinero, joyas, oro y plata, mi vida va a cambiar. ¿Tendrá algún consejo para cuando llegue ese momento?

Con calma y dulzura el viejo se levantó de su asiento, tomó al joven de la mano y lo acercó a la ventana.

– Mira – le dijo -¿Qué ves?.

– Veo gente – respondió el joven

Entonces el sabio giró y lo llevó ante un espejo que se encontraba en una esquina de la sala, se apartó ligeramente y le preguntó:

– ¿Y ahora qué ves?

– Ahora me veo yo, me veo a mí mismo – dijo el joven con tono muy seguro.

– ¿Entiendes? – preguntó el sabio – En la ventana hay vidrio y en el espejo hay vidrio. Pero el vidrio del espejo tiene un poco de plata. Y cuando hay un poco de plata uno deja de ver gente y comienza a verse solo a sí mismo.

 

El dinero no es malo de por sí. Es necesario y bueno tener dinero. El problema es cuando toda nuestra existencia gira en torno al dinero, entonces sin darnos cuenta nos podemos volver sus esclavos.