Quién fue primero????

[mdq8.jpg]Un día, en el barrio la “Victoria” allá en la sierra de Quinches, había una enorme discusión que estaba a punto de desbordarse y terminar en una pelea. El Juez el profesor ya jubilado Dn Hugo Isla  acudió apresuradamente al lugar para intervenir en el conflicto. Cuando llegó preguntó cuál era la causa de tanta pelea. Al enterarse no pudo aguantar la carcajada que le salió desde adentro. Recordando tal vez cuándo se desgañotaba siendo Director de la Escuela de Cacray.

-¿Acaso se pelean por quién existió primero si el huevo o la gallina? Pero esto es algo increíble. Amigos, ¿qué importa quién existió primero? No digo que para algunos no sea algo importante, algún día lo sabremos. ¿Por qué no nos preocupamos por cosas mas concretas? No podemos dividirnos por esta cuestión.

A veces nos pasa lo mismo, nos dividimos, peleamos y discutimos por cosas que no tienen sentido. A veces un chisme pasa a ser lo del huevo y la gallina. Que tu dijiste esto, que yo no lo dije, porque me contaron esto. Algún problema inventado para dividirnos.  Nuestro amigo Martin Fierro dice: “los hermanos sean unidos, es la ley primera, porque si entre ellos se pelean los devorarán los de afuera”.

 Creo que queda claro no? Amigos Yauyinos no nos peleemos por cosas sin sentido, peleemos por una causa que valga la pena.

Anuncios

El bambu en la huerta de Dn Camilo de Quinches

bambu japones

No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego. También es obvio que quien cultiva la tierra no se detiene impaciente frente a la semilla sembrada, y grita con todas sus fuerzas:

 ¡Crece, maldita seas! Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo transforma en no apto para impacientes:

Siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente.  Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto, que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles. Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de sólo seis semanas la planta de bambú crece ¡más de 30 metros! ¿Tardó sólo seis semanas en crecer? No, la verdad es que se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse.

Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años.  Sin embargo, en la vida cotidiana, muchas personas tratan de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que este requiere tiempo. Quizás por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados en corto plazo, abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta. Es tarea difícil convencer al impaciente que solo llegan al éxito aquellos que luchan en forma perseverante y saben esperar el momento adecuado. De igual manera es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo. Y esto puede ser extremadamente frustrante. En esos momentos (que todos tenemos), recordar el ciclo de maduración del bambú japonés, y aceptar que -en tanto no bajemos los brazos -, ni abandonemos por no “ver” el resultado que esperamos-, sí está sucediendo algo dentro nuestro: estamos creciendo, madurando. Quienes no se dan por vencidos, van gradual e imperceptiblemente creando los hábitos y el temple que les permitirá sostener el éxito cuando éste al fin se materialice. El triunfo no es más que un proceso que lleva tiempo y dedicación. Un proceso que exige aprender nuevos hábitos y nos obliga a descartar otros.

Un proceso que exige cambios, acción y formidables dotes de paciencia. Tiempo…

Cómo nos cuestan las esperas, qué poco ejercitamos la paciencia en este mundo agitado en el que vivimos…Apuramos a nuestros hijos en su crecimiento, apuramos al chofer del taxi…nosotros mismos hacemos las cosas apurados, no se sabe bien por qué… Perdemos la fe cuando los resultados no se dan en el plazo que esperábamos, abandonamos nuestros sueños, nos generamos patologías que provienen de la ansiedad, del estrés…¿Para qué? Te propongo tratar de recuperar la perseverancia, la espera, la aceptación. Si no consigues lo que anhelas, no desesperes… quizá solo estés echando raíces….

Pregunta: ¿por qué el burro cruzó la carretera?

 

Las posibles respuestas:

MAESTRO DE PRIMARIA:
‘Porque quería llegar al otro lado’.

PROFESOR DE SECUNDARIA:
‘Aunque os lo explique, queridas bestias, no podréis entenderlo’.

PROFESOR DE FACULTAD:
‘Para saber por qué el burro cruzó la carretera (tema que se incluirá en el parcial de mañana) lean los apuntes desde la página 2 a la 3050’.

PLATÓN:
Por su bien. Al otro lado de la carretera se encuentra la verdad.

ARISTÓTELES:
Está en la naturaleza del burro el cruzar las carreteras.

KARL MARX:
Era históricamente inevitable.

CAPITAN JAMES T. KIRK (nave Entrerprise):
Para llegar adonde ningún otro burro había llegado antes.

HIPÓCRATES:
Ha cruzado la carretera por culpa de un exceso de secreciones en el páncreas.

MARTIN LUTHER KING JR:
Ha tenido un sueño donde todos los burros eran libres de cruzar una carretera sin tener que justificar sus actos.

RICHARD M.NIXON:
El burro no cruzó la carretera, repito, el burro no cruzó nunca la carretera.

NICOLÁS MAQUIAVELO:
Lo importante es que el burro cruzó la carretera. ¿A quién importa el porqué? Solamente el fin de atravesar la carretera ya justifica cualquier motivo que hubiera tenido.

SIGMUND FREUD:
El hecho de que te preocupe por qué el burro cruzó la carretera ya revela tu fuerte sentimiento de inseguridad sexual latente.

BILL GATES:
Precisamente acabamos de terminar el nuevo programa ‘Officeburro2009’ que además de cruzar las carreteras, será capaz de rebuznar en ingles, archivar los documentos importantes , etc…

BUDA:
Preguntarse tal cosa (por qué el burro cruzó la carretera) es renegar de tu propia naturaleza de burro.

GALILEO:
Y sin embargo, cruza.

FRANCISCO FRANCO:
El burro es un ser portador de valores eternos

IBARRECHE:
Puede que cruzara o puede que no cruzara, pero si cruzó era la voluntad de los huañinos y las ayaverinos

ACEBES Y ZAPLANA:
El burro cruzó la carretera para reunirse con los de huampará

FERNANDEZ DE LA VEGA:
El burro iba en misión humanitaria

Dn Rafael
El burro cruzó la carretera manipulado por los indeseables, para ir a manifestarse a favor de mi  revocatoria

ALAN GARCIA:
El Estado destinará una ayuda de 4000 SOLES para aquellos burros que crucen carreteras

Lo que no se debe recibir en este centenario

Podemos tomar o dejar, aceptar o rechazar… Son opciones que dependen de nosotros y de ellas también depende si nos dañamos o no, si podemos estar bien o mal…

Tomar o dejar… ¿qué quiero decir? Que podemos darle a cada cosa que nos dan un lugar dentro de nosotros o cerrarnos ante ellas y cuidar nuestro interior si consideramos que lo que sale del otro, lo que entrega no nos beneficia.

Los seres humanos, muchas veces, tenemos la crítica a flor de piel. Y a veces también la burla y la soberbia. Nos mofamos sin piedad de cosas que no entendemos y no hacemos el mínimo esfuerzo por comprenderlas.

Parados en lo más alto de nuestra soberbia y nuestra ignorancia, destruímos a otras personas simplemente porque piensan, actúan, hablan, o se visten diferente de nosotros. Pero muy pocas veces nos detenemos a conocer la historia, la problemática, de quienes nos rodean; y sospecho que con muy pocos minutos que dediquemos a conocer con más profundidad a los demás, encontraríamos la explicación a muchas cosas.

Deberíamos tener, sin duda una actitud más abierta hacia los demás. Una actitud de respeto y de comprensión. Y antes de arremeter sin piedad con nuestra crítica, deberíamos ofrecer nuestra mente y nuestro corazón abiertos. Y exhibir nuestra sensibilidad con la misma facilidad con que exponemos nuestras burlas.
Creo que todos nosotros deberíamos tener en nuestro escritorio, en nuestra agenda, en algún marco en un lugar visible de nuestra casa, esa significativa frase: ” Nunca juzgues a la otra persona sin haber caminado un kilómetro con sus zapatos”. Quizás de tanto verla y meditarla se grabe en nuestro corazón. Y entonces…entonces las cosas serán diferentes.

Por eso si en nuestro camino nos encontramos con gente que critica, que está llena de odios y rencores evitemos tomar de ellas todo aquello que sabemos que al tomarlo e ingresarlo en nosotros nos hará daño, cerremos nuestro interior para abrirlo sólo ante aquellos regalos que nos da la vida y que al aceptarlos contribuyen a que seamos mejores personas.

Los quinchinos siempre en pie de Victoria

Es un camino sin tregua, muchas veces lento, otras rápido, otras a saltos. Siempre hay que seguir andando, detenerse en el camino puede ser síntoma de cobardía, de temor, principio de muerte;
¡¡hay que seguir siempre adelante!!!!…

La lucha denodada dará a tu espíritu fortaleza, el andar con esfuerzo continuado hará de tí un héroe, camina siempre.

Habrá vueltas en la senda; el camino tendrá sus flores, sus espinas, sus frutos y sus abrojos.

Allá lejos hallarás posada de descanso. Si sigues andando, que no sea para mirar atrás, sino para recobrar el aliento que creías perdido.

Para recobrar nuevos aires, para dar una palabra de “AMOR” a aquellos que la necesitan: como el cariño, el respeto, el entendimiento, la comprensión. Para realizar un hermoso acto de justicia.

No te detengas para contemplar el recorrido hecho, o para contar cuántos obstáculos venciste. No te detengas para pasar la noche con tus temores y tus dudas. No te detengas tampoco porque desconoces el tramo futuro.

No gastes tiempo y energía en pensamientos inútiles y negativos, sigue andando siempre con la convicción del triunfo; con un canto de AMOR en el ALMA … con una LUZ de ESPERANZA en tus OJOS … y un resplandor refulgente en tus mejillas.

Sigue siempre andando seguro y tranquilo, confiando en que otras vidas bendecirán las huellas de tu paso, porque pasaste por la vida haciendo bien.

Sigue andando siempre con “FE Y ESPERANZA” y que la huella de tu paso transforme la árida senda en un valle hermoso por el que fuiste dejando la PAZ al recorrerlo.

Sigue andando siempre con una nota OPTIMISTA y CONFIADO DE MILAGRO, pero sigue siempre firme y andando en PIE DE VICTORIA.