HISTORIA DE LAS GUAÑAS O PALLAS DE UQUIRA EN COAYLLO

Las Guañas o Pallas de Uquira





Esta bella danza costumbrista es típica de las provincias de Cañete y Yauyos. Se suele presentar en los meses de diciembre y enero. El nombre tradicional en la zona de Coayllo, Uquira y alrededores para las mujeres danzantes es “guañas”, aunque también se las denomina “pallas”. Consiste en la adoración al “Niño Dios”, danzando al ritmo de las melodías salidas de una flauta, un arpa y un violín. Cada grupo o “atajo” está compuesto por seís guañas o pallas, elegantemente ataviadas. Quienes conducen la danza son dos sonajeros.

El vestuario de las guañas es muy elegante y llamativo. Consiste en un anaco con bordados de lentejuelas, mostacillas, hilos de colores y espejos; una faja del mismo color y estilo de bordado que el anaco, un camisero blanco; un fustán con tiras bordadas, un vestido de lana por lo general de color azulino; una mantilla de color granate o rojo; cintas de colores en el hombro derecho o izquierdo, según sea la ubicación de la guaña en el atajo, y cuatro pañuelos bordados que cuelgan de la cintura sujetadas por la faja. Complementan el vestuario un sombrero que lleva una cinta en el contorno y flores artificiales que suelen ser hechas de papel crepé, platino o celofán. Además las guañas usan calzado blanco, llevan aretes y collares de perlas blancas.

La guaña lleva una “azucena”, que consiste en una varilla con flores artificiales hechas de papel crepé, platino o celofán, al mismo estilo de las flores que adornan su sombrero.

Los sonajeros no tienen una vestimenta especial, aunque antes se vestían con pantalón azul marino, camisa blanca y pañuelo.

Esta fiesta se celebra en dos ocasiones: primero el día de Nochebuena y el día de navidad, el 25 de diciembre. Luego prosigue la festividad el día de Pascua de Reyes o Bajada de Reyes (6 de enero), este día concluye la festividad con la “Quema de Azucenas”.

El día de navidad, es decir el 24 y 25 de diciembre, se baila en honor al nacimiento del “Niño Dios”. En esa ocasión las guañas entonan villancicos alusivos al nacimiento de Jesucristo y declaman “relaciones” (pasajes bíblicos) que recuerdan su nacimiento.

El día de “Bajada de Reyes” o Pascua de Reyes, que es le 6 de enero, las guañas llevan su azucena, entonan villancicos alusivos a la adoración de los Tres Reyes Magos (Melchor, Gaspar y Baltazar) al Niño Dios. En esta fecha las “relaciones” (declamaciones) son alusivas a la huida de la Sagrada Familia hacia Egipto para poner a salvo al Niño Dios de la amenaza de Herodes, la matanza de los niños inocentes por Herodes y la visita de los Reyes Magos a Jesucristo.

Las guañas bailan con elegancia, gracia y señorío, lo que unido a su llamativo y hermoso vestuario causa admiración y gusto de verlas. Consiste básicamente en adorar al Niño Dios, que se encuentra en una cajuela (capillita de madera) al cual se dirigen en un momento de la danza conducidas por los sonajeros. Entonces, la guaña se quita el sombrero y hace una reverencia al Niño Dios y luego regresa a su lugar, evitando dar la espalda al Niño.

Posiblemente, guaña es un derivado de “Huayna”, que en el runa simi significa “joven”. Sin embargo, antiguamente no cualquier joven podía bailar esta danza, pues estaba reservada para las hijas de los indígenas nobles (curacas localees), quienes podía solventar los costosisimos vestuarios. Esto se sustenta en el vocablo “palla” que significa “hija de indígena noble”; sin embargo, ellas se llaman “pastorcitas”, lo que sería una manera de demostrar respeto y humildad ante el “Dios verdadero”, como dicen las letras de sus declamaciones. Es evidente que ninguna pastora, ni antes ni ahora, lleva la suntuosa vestimenta que lucen.

Esta danza es una muestra del mestizaje cultural de la costa central de nuestro país, pues los instrumentos musicales de cuerdas como el arpa y el violín son de procedencia europea y, la flauta es el único instrumento autóctono, aunque el más importante. El vestuario es una mezcla de elementos españoles y nativos. Esta danza tiene connotaciones religiosas, políticas y sociales, que en otro artículo será motivo de un mayor análisis.

VILMER VILLALOBOS YAMACACHO.

Anuncios