Ollanta Humala: De la rebelión a la victoria electoral

Lima, 28 jul (PL) El líder nacionalista Ollanta Humala asumió hoy la Presidencia de Perú, coronando una lucha tesonera que comenzó con una rebelión militar y tuvo que superar grandes obstáculos puestos por sus adversarios.

Con un mensaje de cambio y esperanza, Humala ganó las elecciones y al apoyo que el gobierno, la mayoría de la prensa y otros sectores tradicionales daban a su contrincante en segunda vuelta, la conservadora Keiko Fujimori, hija del exgobernante Alberto Fujimori, contra el que se alzó en 2006.

Nacido el 27 de junio de 1962, Humala era teniente coronel del ejército cuando el 29 de octubre de 2000 se declaró en rebeldía, pero rompió el molde latinoamericano de militares ambiciosos que dan golpes sangrientos.

Al frente de una pequeña tropa de unos 60 soldados, el oficial exigió en forma incruenta la renuncia del entonces gobernante Alberto Fujimori, que unos meses antes se había hecho reelegir por segunda vez en comicios de dudosa legalidad.

Miembro de una familia numerosa, provinciana y progresista, Humala dejó sus estudios universitarios de zootecnia para ingresar en 1979 a la Escuela de oficiales del ejército, en la que se graduó como oficial de Artillería.

Humala participó en la guerra interna contra los grupos armados, pero siempre aclara que lo hizo con honor y sin violar los derechos humanos.

En 1983 pasó un curso contrainsurgente en la Escuela de las Américas, de Estados Unidos, bajo una concepción represiva que siempre rechazó y que aplicaron diferentes gobiernos en aquel conflicto.

Participó en 1987 en un grupo de reflexión de oficiales críticos a los métodos de represión indiscriminada aplicados en esa contienda por los uniformados y similares a los usados por Estados Unidos en su agresión a Vietnam.

En 1995 intervino con el grado de capitán en la guerra registrada ese año con Ecuador y criticó en los cuarteles el aprovechamiento político del conflicto por Fujimori así como la corrupción y las violaciones de derechos humanos que caracterizaron a ese régimen.

Su rebeldía contra ese gobierno fue uno de los factores que precipitaron la fuga del gobernante y su dimisión, tras la cual Humala depuso su actitud y se entregó a los tribunales militares, para ser amnistiado en diciembre de 2000 y reintegrado a filas.

Tras un doctorado en ciencias políticas, fue nombrado agregado militar a la Embajada de Perú en Francia, donde estudió otro doctorado, en el Centro de Altos Estudios para América Latina, y luego trasladado en similar misión en Surcorea.

A su regreso, a fines de 2004, fue retirado de filas y emprendió la organización del Partido Nacionalista, junto a su esposa, Nadine Heredia, comunicadora social y con quien tiene tres hijos.

Fundó ese partido en octubre de 2005 con posiciones de cuestionamiento del modelo económico neoliberal implantado por Fujimori y de la política tradicional.

Al frente de una contradictoria coalición fue candidato presidencial en los comicios de 2005, ganando la primera vuelta, pero sucumbiendo por escaso margen en la segunda, ante una feroz campaña mediática de ataques que logró el triunfo del actual presidente Alan García.

Con más experiencia, Humala compitió este año al frente de la Gran Alianza Nacionalista (Gana Perú), a la que se sumaron fuerzas comunistas y otros sectores de izquierda y centro.

En la campaña de la segunda vuelta logró ampliar esa base política con más sectores de centro y consiguió que su proyecto de cambio, hoy moderado, llegue a nuevos sectores sociales y regiones.

Humala se define esencialmente como nacionalista y rehuye los formatos ideológicos, pero reivindica la lucha por la justicia y la igualdad.♦

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: