Fujimori….. jodió el Perú….

En 1990 Perú era el paraíso. No existía corrupción, desempleo, violencia, delincuencia, narcotráfico o terrorismo. Todo era una maravilla. Vivíamos en una paz y prosperidad absolutas. Los políticos eran probos y honestos siempre preocupados por el bienestar de la nación y nunca por intereses mezquinos y egoístas.

El Estado cumplía responsable y eficientemente su labor. Teníamos el mejor sector público de todo América, incluso superando al mismo Estados Unidos. La economía iba viento en popa, el PBI crecía 20% anual. Asimismo nuestras exportaciones tenían un altísimo valor agregado gracias a la industrialización. Teníamos la mejor educación y salud pública del mundo, todo esto gracias a las reformas estructurales del gran héroe nacional y salvador de la Patria, General Juan Velasco Alvarado. La inflación era de 0% , el sueldo mínimo vital era de 5000 dólares, la canasta básica familiar era solo de 100 dólares. Eran tiempos de bonanza y progreso. No existía pobreza, todos tenían por lo menos su casa propia con agua y desagüe, luz, cable, internet, teléfono fijo, teléfono celular satelital, refrigeradora, televisor, radio, laptop, discman y carro del año. Todo esto se había logrado gracias a los Sindicatos y Federaciones del pueblo, que siempre velaban por el bien común y la competitividad del país.

En esos tiempos cuando prendías la tv, o escuchabas la radio únicamente escuchabas periodismo objetivo, imparcial y verás. Ni siquiera se te ocurría dudar de su palabra, nunca aquellos tomaban posición ante un hecho, únicamente informaban y de la mejor manera. Asimismo también gozábamos de programas y documentales culturales que nos hacían conocer mas acerca de nuestro país, sus regiones y su gran riqueza natural. Nuestra ciudadanía era bastante culta, la gran mayoría hablaba por lo menos 5 idiomas: Español, Quechua, Aymara, Ingles y Francés, sin embargo había gente que fácilmente llegaba a 7 o 10. Todos tenían cultura general (eran en su gran mayoría licenciados universitarios con maestría y doctorado) dominaban a la perfección las matemáticas y se leían 500 libros anuales tanto de literatura como de ciencia. La ardua y sacrificada labor de los profesores del Sindicato Único de Profesores de Educación del Perú (SUTEP), de la Federación de Estudiantes del Perú (FEP) y del Sindicato Único de Trabajadores Administrativos (SUTA) había logrado esta revolución educativa que sirvió como ejemplo después a países como Finlandia, Suiza y Alemania.

Hubo dos grandes revolucionarios y visionarios que hicieron todo esto realidad. Las grandes reformas sociales las realizó el General Juan Velasco Alvarado, que logró redistribuir las haciendas y empresas de los egoístas y salvajes capitalistas que solo veían su bienestar, se enriquecían solos, maltrataban a todos sus trabajadores, les pagaban una miseria y todavía violaban a sus mujeres. Ante esta trágica realidad, el general Velasco, liderando a las Fuerzas Armadas Peruanas hicieron un golpe de Estado, derrocando al dictador ,tirano y ladrón Fernando Belaunde Terry, para realizar la gran transformación que requería el país. Gracias a él se “democratizó” la propiedad privada, todos tenían su parte de la riqueza que les correspondía. Y como fueron debidamente capacitados por el Estado en temas técnicos y administrativos, rápidamente transformaron las empresas agrícolas, pesqueras, mineras y comerciales en las mejores del mundo.

Luego de finalizado el régimen militar, lamentablemente los egoístas y mezquinos sectores del poder a través de unas elecciones fraudulentas impusieron nuevamente al tirano Belaunde, que ni bien llegó al poder, se aprovechó y utilizó a las policía y fuerzas armadas para asesinar, torturar y amedrentar a todo aquel que pensara diferente a él. La sociedad estaba a punto de caer para siempre en la maldad y la locura, cuando de repente y gracias a Dios, llegó la cuarta espada del comunismo internacional, el mesías Abimael Guzman Reynoso, que junto con sus seguidores trajo el Sendero Luminoso que salvó al país de las garras de Belaunde. Su actuar fue simple y muy parecido al de Ghandi en India. A través de la “desobediencia pacífica” sin disparar ninguna bala logró que el pueblo se niegue a obedecerlo. Así se logró derrotar nuevamente al corrupto. Cuando Abimael Guzman realizó un minucioso examen a los recursos públicos se dio con la sorpresa que el corrupto, había saqueado mitad del país. Afortunadamente a base de esfuerzo, solidaridad, paz y comprensión su grupo Sendero Luminoso hizo regresar a Perú a la prosperidad de los tiempos de Velasco.

Luego en 1985, un joven idealista Alan García llegó a la Presidencia de la Nación con revolucionarias teorías económicas que rápidamente incrementaron el bienestar de todos los peruanos. Destruyó los vestigios del sistema económico liberal. Estatizó la banca. Controló precios de los bienes y servicios (para que los capitalistas egoístas y tiranos no se enriquezcan a costa del pueblo), redujo el tipo de cambio para beneficiar a los exportadores, mejoró con profesionales de primer nivel las empresas públicas, ahorró hasta tener una reserva de 100,000 millones de dólares y mantuvo la inflación a -0.1% anual. Todo un milagro, el pueblo lo vitoreó y premió. Y este gran Presidente, se retiró contento del país con una aprobación del 95%. Se retiró en julio de 1990.

Otra vez empezaron las elecciones de 1990, el candidato de todos, el favorito era Mario Vargas Llosa que aseguraba convertir a Perú en primera potencia mundial. En esos tiempos había un grupo de muchachos hippies, idealistas y soñadores llamados Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) que hacían activismo político y realizaban acciones sociales a favor de los mas desfavorecidos. Pero de repente, llegó un joven japonés llamado Alberto Fujimori Fujimori que en base de engaños, mentiras, difamaciones e insultos en contra de Vargas Llosa logró confundir a la población, utilizando hábilmente hipnosis y una música nueva, llamada tecno cumbia. De esta manera, de forma absolutamente ilegal y antidemocrática llega al poder.

Afortunadamente Vargas Llosa logró hacer ingresar como mayoría a sus congresistas que eran los mejores del país, estos impidieron cualquier intento del “Chino” (Alberto Fujimori) de destruir toda la prosperidad del país hasta ese entonces. Entonces este enfurecido, de no permitírsele gobernar a su antojo soborna a los militares y realiza un golpe de Estado. Destruyendo el congreso para siempre.

Eso fue el 5 de abril de 1992, desde ese momento comenzó una etapa de tragedia, conmoción y locura jamás vista en la historia del país. El Chino malo llegó y jodió todo lo bueno que teníamos. Era un psicópata. Mandó a asesinar gente inocente (70,000 personas) solo por diversión, ordenó esterilizar a 500,000 mujeres contra su voluntad porque no quería oposición nueva a su gobierno, llenó nuestra imparcial y objetiva televisión nacional con contenido grotesco. Con vedettes, mujeres desnudas, travestis, cómicos ambulantes, psicosociales como Laura Bozzo, la Chola Chabuca, periodistas comprados, tecno cumbia, telenovelas, sexo y violencia rápidamente destruyó la cultura de los peruanos y degeneró su nivel educativo a niveles abismales. Para complementar esto, creó miles de diarios amarillistas que solo informaban lo que él deseaba, y toda aquella prensa de oposición fue expropiada, y sus periodistas asesinados. Tímidamente los grupos de jóvenes de Sendero Luminoso y el MRTA intentaron hacer una resistencia, pero ya era muy tarde. Y el Chino, los mató cobardemente con sus mercenarios comandos Chavin de Huantar a sueldo y luego hizo lámparas para palacio de gobierno con su piel. Fue un genocida, dictador, tirano y corrupto fatal solo comparable a Hitler, Mao Tse Tung o Stalin. El pueblo estaba desesperado.

No solo eso, sino que también el “Chino” era un psicópata sexual, para esto tenía un ayudante, Vladimiro Montesinos. Se deleitaba aborreciblemente electrocutando, asesinando y decapitando mujeres. Sobre todo a las de Sendero Luminoso y el MRTA., comenzando por su esposa a la cual le conectaba cables eléctricos en todo rincón de su cuerpo. Muchos cuentan que dentro de Palacio de Gobierno tenía cruces con mujeres decapitadas colgadas y ahí, en esa sala era donde le gustaba dormir. El Chino también construyó colegios, hospitales, universidades, carreteras y otras muchas obras, pero todas estas después se cayeron. Únicamente quería quedarse con el dinero de estas engañando a todos. También era muy déspota, agresivo, drogadicto, borracho y mujeriego.

Pero quizás lo mas fatal del Chino eran sus medidas económicas. Rápidamente generó inflación, pobreza y desempleo al decretar la libre circulación de bienes y servicios, al eliminar el control de precios y reducir los aranceles. Nuestra potente, innovadora y competitiva industria rápidamente fue destruida. Paralelamente el Chino regaló todas las empresas nacionales a sus amigos… Únicamente como obsequio por su lealtad eterna. De esta manera se destruyó la educación y salud pública, todo era parte de su plan de empobrecer y embrutecer a todos para que pueda perpetuarse en el poder hasta la muerte. Luego de esto cambió la constitución y efectivamente se quedó 11 años seguidos. Luego fue a cultivar coca a la Selva, esclavizando pobres campesinos para luego cosecharla y enviarla en el avión presidencial a EEUU, vendiéndola y aumentando su fortuna…

Afortunadamente, para el año 2001 el chino huyó cobardemente del país con 100 maletas llenas de lingotes de oro del Banco Central de Reserva (toda la riqueza del país), dejando al país quebrado y en la mas profunda desesperación. Cayó finalmente gracias a Ollanta Humala y Antauro Humala, así como Toledo. Los luchadores por la Democracia y la nación. Sin embargo, nadie se atrevió a cambiar sus reformas estructurales y su constitución, asimismo nadie volvió a nacionalizar la educación, la minería, la agricultura, la pesquería , los hidrocarburos y todas aquellas empresas estratégicas, ni controlar precios, ni subir aranceles, ni subir los impuestos. Lamentablemente por esto mismo seguimos inmiscuidos en el subdesarrollo, inmoralidad y destrucción inevitable del país.

Sin embargo, aún se guardan esperanzas. En estas elecciones del 2011, 10 años después, Ollanta Humala Tasso, un soldado patriota, incorruptible, valiente y revolucionario decidió remediar esta situación, y lo está logrando. Actualmente está en segunda vuelta, el promete regresar a todas las reformas que convirtieron a nuestro país, en la envidia de todo el mundo. Sin embargo, su contrincante es la hija del genocida, asesino, corrupto, tirano, dictador, drogadicto, borracho y psicópata Alberto Fujimori. Hablamos de Keiko Fujimori . Por lo tanto ya lo saben compatriotas, si realmente desean progreso, paz, prosperidad, competitividad, riqueza, empleo y verdadero patriotismo votemos por el Comandante.

Por un Perú Nacionalista y Orgulloso!!!!!!! Por un Perú rico y próspero!!!!!!! Por un país unido frente a las amenazas externas!!!! Viva el Comandante Humala!!!!!!!!

PD: Para los incautos (que siempre existen) este es una parodia irónica (y obviamente de ficción) del pensamiento “anti fujimorista” el cual se resumen en: “Voto por el peor porque odio al Chino que jodió para siempre el país”. Creo que lo resumí adecuadamente

Anuncios

3 comentarios

  1. Nada que ver Fujimori resulto ser un vulgar ladron, asesino, mafioso, corrupto, vende patria, ya que cedio tiwinza a los ecuatorianos..chino rata…

  2. el terrorismo estaba erradicado no en us totalidad pero para lo que dejo alan lo mejoro

  3. ya tienes un puesto asegurado si gana tu comandante ollanta…….falta que le laves los pies…jajajaja

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: