TODO PARECIA UNA FIESTA…

El Flaco tenia unos cuantos amigos, los unia el amor por la musica y tenian armada una banda con la que despuntaban el vicio. Siempre se reunian a ensayar y a disfrutar de su “metié”. Con el paso del tiempo algunos tenian novias, otros se casaron, otros seguian solos como el Flaco, que vivia con su perro al que amaba.
Un dia que tenian que ensayar, al Flaco se le ocurrio la feliz idea -para el- de decirle a sus amigos que trajeran a sus novias o sus mujeres para de paso conocerse mas, compartir, charlar, tomar unas cervezas y fortalecer la amistad.
Todos aceptaron encantados y el Flaco se sintió eufórico, preparandose para el dia y hora clave en que todos llegarian a su casa, asi que trato de tener todo en orden. Cerveza fria, un lomo saltado, y gozando de antemano lo que soñaba seria una fiesta de la amistad.
Llego la hora pactada y fueron llegando todos a la casa, con sus respectivas chicas. Algunas se conocian entre si, otras no, algunos llegaron con su bebé pequeñito, otros trajeron algo para sumar: unas empanadas, una torta. El Flaco no entraba en si de felicidad.
Los fue recibiendo uno a uno. Y llego también Cushto con su novia que se trajo su mascota inseparable: un gato salvaje muy vistoso.
Empezaron charlando, comentandose cosas de sus vidas privadas, como el tema de los que eran padres recientes, los que recien se habian ido a vivir juntos, las anecdotas de los que seguian solteros y vagueaban a rolete. Todo era risa, y alegria, y El Flaco estaba muy feliz.
Despues de un rato y unas cuantas cervezas, los invito a tomar los instrumentos y empezar a hacer algo de musica. Todos accedieron encantados y empezaron a tocar con gran entusiamo.
Por ahi en la mitad de un tema, quizas por algun redoble mas entusiasta en el violín, ó algun acorde violento del guitarrista, el gato que dormía plácidamente en la falda de la novia de Cushto, se paró de golpe é inchó el lomo pegando un bufido.
Para que lo habrá hecho, en cuanto esto sucedió, el perro de El Flaco se paró del rincon donde tambien dormía, y con todos los pelos del lomo parados encaró para el lado del gato mostrando los dientes.
El gato vio venir el perro y pegó un salto, que a su vez motivó al perro para encararlo con todas las ganas de hacerlo bolsa.
Se armo entonces un revuelto terrible, el gato salto a un cortinado, el perro también saltó y lo volteó, y en el suelo se revolcaban los dos entre aullidos y maullidos en una lucha cuerpo a cuerpo, que la novia de Cushto trataba de interrumpir y El Flaco miraba atónito sin atinar a hacer nada.
La dueña del gato logro agarrarlo, El Flaco sujetó al perro, pero ya se había roto el encanto, y la dueña del felino, que había perdido los estribos, empezó a insultar al Flaco con toda clase de palabrotas, y esto hizo que las otras chicas tomaran partido unas por El Flaco otras por la novia de Cacho, lo que generó un enfrentamiento en el que, al final, tambien se prendieron los varones, y ya nadie pudo frenar el asunto.
Al final todos se pararon, recogieron sus cosas y se empezaron a marchar recriminandose esto y lo otro, incluso los amigos de siempre entre si, dejandolo al Flaco como paralizado y sin atinar a detenerlos.
Cuando el ultimo se terminó yendo, con una frase final “¡¡¡..no podes ser mas loco..!!!” El Flaco se fue para adentro amargado, miro el desastre que habia quedado en su living, la picada desparramada, alguna botella de cerveza y vasos rotos por el suelo, los instrumentos rotos y por cualquier lado, y mirando el techo dijo resignadamente “…TODO PARECIA UNA FIESTA… Y TERMINO EN UNA TRAGEDIA..”

Nuestro pueblo ya no es una fiesta, cuando se fregó quinches?… es una tragedia….y seguirá hasta que lo pare.

Fermin Yauri

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: