¿Cuánto nos cuesta la corrupción?

La historia del Perú ha sido la historia de sucesivos ciclos de corrupción seguidos por muy breves periodos de reforma anticorrupción detenidos por el peso de vastos intereses personales contrarios a frenar la corrupción. Alfonso Quiroz calcula que entre lo años 1,820 y 2,000 las pérdidas directas e indirectas para el estado por corrupción, malversación, colocación ineficiente o improductiva de fondos con fines de corrupción, equivalían continuamente  entre el 30% y 40% del presupuesto nacional; entre el 3 y 4% del PBI al año.
(Corrupt Circles: A history of unbound graft in Peru, 2008, Pag. 432)

 

Si para lograr el desarrollo del país se requiere un crecimiento anual entre 5 y 8% del PBI, estamos hablando de una pérdida del 50% de los recursos necesarios para llegar al nivel de país desarrollado. A ello se suman los costos no monetarios de convertir la corrupción en un componente estructural endémico del quehacer político y público del país, un factor de motivación para los golpes militares y la instalación de gobiernos autoritarios y dictaduras que agregan más impedimentos a nuestro ideal de sociedad formal, disciplinada, respetuosa del estado de derecho, la democracia y los derechos humanos.

 

Esta presencia sistemática de la corrupción estaba íntimamente ligada a la tradición política e institucional que centralizaba el control del patrimonio nacional y los poderes ejecutivos, sin el correspondiente control y rendición de cuentas.

 

¿Se imaginan que ese 3% del PBI robado por la corrupción se hubiera invertido sistemáticamente en la educación para llegar al 6% del PBI como lo hicieron los países desarrollados? El Perú podría tener hoy la mejor educación del mundo. Lamentablemente, tenemos una de las peores, gracias a la corrupción.

 

¿Todavía es posible sostener que a un gobierno que haga obras se le puede perdonar la corrupción? ¿Que malversar con obras públicas, coimear a los ofertantes en licitaciones, comprar los bienes y servicios que dejen la mayor tajada –aunque no sean los apropiados-  es perdonable por compensación de las obras que sí quedan visibles?

 

Pensemos en lo que se dejó de hacer por la corrupción. Quizá eso oriente mejor nuestros futuros votos.

 

Artículos afines

 

Corrupción para hacer justicia
http://www.trahtemberg.com/articulos/1536-corrupcion-para-hacer-justicia.html

 

¿Corrupción en evaluación de docentes?
http://www.trahtemberg.com/articulos/1495-icorrupcion-en-evaluacion-de-docentes.html

 

Sin corrupción, gana Fujimori
http://www.trahtemberg.com/articulos/588-sin-corrupcion-gana-fujimori-.html

 

Corrupción: Normal no más……
http://www.trahtemberg.com/articulos/728-corrupcion-normal-no-mas.html

 

Maestría en la lucha anticorrupción
http://www.trahtemberg.com/articulos/1007-maestria-en-la-lucha-anticorrupcion.html

 

A %d blogueros les gusta esto: