¡REPARA MI IGLESIA! COMPARTIR CONSTRUYE

 

[ppsenorluren270709-721633.jpg]

El Terremoto destruye, Compartir construye”  Tal es el lema de la campaña de solidaridad “compartir 2009” de la Iglesia del Perú.

Mons. Lino Panizza, secretario de la Conferencia Episcopal Peruana, nos recuerda: «Reconstruyamos la casa de Dios», este es el pedido que la Iglesia peruana realiza a todos los peruanos a través de la Campaña Compartir para el año 2009. Esta convocatoria quiere seguir llamando la atención sobre las necesidades de los damnificados del terremoto último que afectara en agosto del 2007 a nuestros hermanos de Cañete, Ica, Pisco. Chincha y Huancavelica (Huaytará y Castrovirreyna)…Son 47 templos dañados en la Prelatura de Yauyos, 35 templos dañados en la Diócesis de Ica (además de 102 Capillas y 20 Casas Parroquiales), así como los Templos de Castrovirreyna y Huaytará en la Diócesis de Huancavelica. Muchos de estos templos se encuentran totalmente destruidos y necesitan ser construidos desde sus bases. Queremos convocarlos a vivir la comunión intra eclesial, la misma que nos pidiera el Siervo de Dios Juan Pablo II, aportando a la reconstrucción de los templos…. Que María, Madre de la Vida, bendiga estos esfuerzos por hacer conocer y amar a su Hijo y por unirnos fraternalmente en torno a la Mesa del Señor.

 

El mensaje de nuestro obispo capuchino nos recuerda el de Francisco de Asís. Cuando allá por el mes de diciembre del 1205 salió a dar un paseo y entró a rezar en la vieja iglesia de San Damián, fuera de Asís. Y, mientras rezaba delante del Crucifijo puesto sobre el altar, tuvo una visión de Cristo crucificado que le traspasó el corazón, hasta el punto de que ya no podía traer a la memoria la pasión del Señor sin que se le saltaran las lágrimas. Y sintió que el Señor le decía: “Francisco, repara mi iglesia; ¿no ves que se hunde?”. El Señor se refería a la Iglesia de los creyentes, amenazada, como siempre, por mil peligros, mas él entendió que se refería a San Damián y, como era rico, pensó que era cuestión de dinero. Se fue a la tienda de su padre, cargó el caballo con las mejores telas y se fue a venderlas al mercado de Foliño. Al regreso entregó el dinero a messer Pedro, el cura de San Damián, más éste no quiso aceptar, temiendo que fuese una burla, y por miedo a sus padres. Entonces Francisco decidió quedarse allí, y reparar él personalmente la iglesia y ayudar a los pobres, según sus planes.

Más información: http://www.youtube.com/watch?v=TPq0vM6g80I  o www.padreedmundo.com 

Todos tenemos claro que hay que HACER algo, que hay que construir. Sin embargo, como en el juicio de Salomón hay posturas enfrentadas. Es propio del Diablo dividir, y propio de Dios unir. El filósofo G. Thibon afirmó que si queremos que un pueblo se divida basta con darle plata, si queremos que se une encomendémosle construir una catedral.  

Como el arquitecto Rodrigo Cordoba recuerda RECONSTRUIR, tiene 3 formas de entenderse:

1. volver a construir exactamente igual (formas, materiales y técnicas constructivas) lo que hubo en origen, 

2. volver a edificar algo parecido a lo original,

3. volver a construir algo que no tiene ninguna relación con lo que se tenía y reemplazará lo original,

Todas ellas implican que se pierde el original que es lo que nosotros estimamos que tiene significado. ¿Podríamos reconstruir a un ser querido?

CONSERVAR siempre implica respetar y cuidar lo original que estimamos. Por ello podemos decir que conservamos una tradición, una devoción, una amistad, un sitio arqueológico o un templo. Para lograr esto existen varias maneras de hacerlo, dependiendo de lo original que tengamos. Si algo está en pie, eso se conserva (y refuerza para brindar mayor seguridad) y si algo se cayó  lo completamos (hay muchas maneras de hacer esta delicada tarea, como cuando uno se hace una prótesis para poder seguir cumpliendo una función) para que el todo se conserve. Debido a esto es que en la CONSERVACIÓN se admiten algunas reconstrucciones parciales de aquello que ya se perdió, pero NO de lo que está en pie.

Por tanto, si Salomón nos dijese: “¿Quién es la madre el santuario?  Vamos a demolerlo y cada uno nos quedamos una parte. Parece que lo más sensato es que todos nos levantemos como madres e impidamos su demolición. La conservación, bajo adecuadas técnicas de la RESTAURACION y adecuados materiales es posible.

 

Se están organizando varias actividades para hacer realidad este sueño. Hasta el programa popular de TV “bailando por un sueño” ha propiciado la campaña. Participemos con nuestro dinero, con nuestro tiempo en el teletón de Ica, en el telecompartir del 22 de agosto en Lima,

Donemos en la cuenta de la CEP, Banco de Crédito del Perú: en soles 193-1819379-0-64; en dólares 193-181492-1-56.

Se necesitan voluntarios para la cuestación del viernes 21 de agosto. Si puedes, te esperamos en la oficina de COMPARTIR, Estados Unidos 838, Jesús María, Tel.4631010, 254, de 9 a.m. a 1.30 p.m. (Coordinan Lucila y Graciela)

Hay un dicho “después del eclipse el sol brilla más”. Ojalá que digamos: “Después del terremoto destructor, el corazón se hizo constructor”

Una respuesta

  1. tengo que hacer una capilla de piedras

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: